El pasado 1 de marzo, la última edición del Mobile Word Congress cerró sus puertas tras cuatro intensos días en los que más de 100.000 asistentes acudieron al evento. Un año más, las empresas más representativas e importantes del sector de las telecomunicaciones se han dado cita en Barcelona para presentar las novedades en las que están trabajando y que podremos disfrutar en los próximos meses.

No obstante, en esta ocasión los dispositivos móviles dirigidos al público masivo han quedado relegados a un plano más secundario debido, quizás, a su escueto margen de mejora, quedando como principales protagonistas las Smart Technologies y la propia industria.

 

Casas conectadas. Hogares inteligentes

Dos de los máximos exponentes de las telecomunicaciones a nivel mundial, Samsung y Vodafone, han llegado a un acuerdo estratégico para desarrollar y lanzar V-Home de Vodafone que, en combinación con el ecosistema Smarthings de Samsung, pone en marcha una plataforma que pretende darle el impulso definitivo al concepto SmartHome.

SmartHome supone aprovechar las capacidades de las redes de comunicaciones para integrarlas con dispositivos de uso diario. La intención es conseguir la plena monitorización y automatización del hogar, contar con un ecosistema abierto y conectado enfocado en centralizar y simplificar las interacciones. Podremos, de manera sencilla, administrar y controlar desde nuestros smartphones los termostatos de nuestras viviendas, su iluminación, los detectores de humo, o los servicios de vigilancia.

El servicio en el que trabajan ambas compañías incluye diferentes modalidades y sensores. Un pequeño dispositivo denominado Samsung SmartThings Hub, que permite interconectar los distintos dispositivos inteligentes de nuestro hogar; cámaras de vídeo inalámbricas que permiten ver lo que sucede en tiempo real y registrar eventos fuera de lo habitual; multisensores que se ubican en accesos como puertas y ventanas y que emiten una alarma si se abren sin autorización o si no se cierran adecuadamente.

La idea es que, aunque no nos encontremos en casa, estemos al tanto de todo lo que sucede en ella y que podamos gestionar casi cualquier acción remotamente.

 

Blockchain: más allá de las criptomonedas

Blockchain está siendo una auténtica revolución en materia de ciberseguridad, incluso en campos en los que su aplicación no resultaba tan evidente cuando se ideó.

Durante el MWC se han presentado propuestas dirigidas a grandes empresas del sector alimentario, que ya han mostrado interés en aplicar esta tecnología a sus procesos de cara a garantizar el estado óptimo de sus productos y de ajustar al máximo sus precios.

Con un simple código QR es posible conocer, por ejemplo, cuándo nació una res, en qué condiciones ambientales, si se le trató con antibióticos, su calendario de vacunación o el tipo de alimentación recibida. La descentralización de los datos y la necesidad de que todos los miembros de la red los verifiquen, hacen que sea muy difícil falsearlos, por lo que se consigue añadir una nueva capa de seguridad. De esta forma se podrá asegurar que los productos llegan a las tiendas en buen estado y se conoce desde el principio su origen y sus propiedades.

También se consigue mejorar las cifras en términos de eficacia. Se desperdician menos productos garantizando que los que están en buen estado llegan a su destino y los que no, son descartados.

La monitorización mediante el uso de sensores y el control de los productos alimentarios desde su origen hasta el punto de venta arrojan algo más de luz sobre los fraudes alimentarios, una problemática que preocupa tanto a las autoridades como a los consumidores.

 

Revolución e Industria 4.0

Telefónica ha sido otro de los asistentes destacados del MWC 2018. El gigante de las telecomunicaciones hizo especial énfasis en lo que está suponiendo la transformación digital de las empresas, especialmente aquellas del ámbito industrial, y que es el pilar de la ya conocida como cuarta revolución industrial o Industria 4.0. La implantación de sistemas ciberfísicos, el Internet de las Cosas, la hiperconectividad 5G y el Big Data, están cambiando su funcionamiento y la forma en la que encaran los nuevos retos.

Procesos digitalizados, trabajadores más eficientes y en condiciones más seguras, cadenas de montaje optimizadas, ahorro energético y menor impacto medioambiental son solo algunos de los avances que, de manera gradual, están mejorando el paradigma industrial.

La compañía utilizó el sector de la automoción en colaboración con SEAT y Ficosa para ejemplificar estos avances. Se probó el uso de Blockchain para garantizar la transparencia y la trazabilidad de la información en las cadenas de suministro y en los stocks de los proveedores. Otra de las demostraciones hizo referencia a la optimización de los procesos críticos de la cadena de producción y ensamblaje gracias a las redes 5G, que priorizan dichos procesos por encima de otros para garantizar una mínima latencia.

El ancho de banda garantizado por el 5G también permitió que, utilizando dispositivos de realidad aumentada, un trabajador realizase las tareas de mantenimiento de un brazo robótico asistido por un especialista de forma remota.

La Industria 4.0 ha sido uno de los principales atractivos del MWC, y todo parece indicar que se torna como la evolución natural e imprescindible de cara a afrontar los nuevos retos estratégicos de los principales actores industriales.

 

Internet of Things es 5G

Muchas de las tecnologías presentadas en el MWC se apoyan en el 5G como una de las bases fundamentales para su puesta en marcha. La red 5G era, hasta hace no mucho tiempo, un concepto en fase de pruebas. Ahora es una tecnología mucho más madura que se está testeando con éxito y cuyas aplicaciones ya no suenan a ciencia ficción. Su pleno desarrollo se antoja como algo indispensable para poder canalizar el incesante flujo de datos que es capaz de generar la gigantesca red de dispositivos interconectados que forman el Internet de las Cosas.

Ya no se trata simplemente de smartphones, neveras o televisiones inteligentes. Ahora hablamos de una escala mucho mayor; de edificios y coches conectados, de desarrollo industrial o económico. Una tecnología que beneficiará incluso al sector salud gracias a los nuevos tratamientos preventivos o las cirugías a distancia.

El MWC ha sido el escaparate perfecto para mostrar al mundo las principales características y ventajas del 5G. La más destacable es el espectacular incremento de velocidad respecto a la red 4G, con picos teóricos de bajada de hasta 10 Gbps (frente a los 75 Mbps actuales). La latencia también mejorará notablemente y el tiempo de respuesta entre cliente y servidor será mínimo. Además, soportará un mayor número de dispositivos conectados y se podrá priorizar el tráfico en función de su importancia o sus necesidades de demanda.

Se prevé que en España los primeros servicios 5G plenamente funcionales lleguen a partir de 2020, cuando se hayan superado los principales escollos de infraestructura y legislación.