Nos encontramos dentro de la era digital y muchas de nuestras acciones se realizan alrededor de la tecnología; sin embargo, el uso del ordenador ya no es tan popular como solía ser hace unos años cuando el móvil no tenía un rol tan grande como en la actualidad. Los teléfonos móviles son parte fundamental de nuestro día a día y de nuestras acciones cotidianas. Desde algo tan simple como programar la alarma para las mañanas o para controlar inversiones y cerrar negocios; definitivamente está inmerso en todo lo que hacemos. Incluso su uso se vuelve tan automático que no controlamos la cantidad de tiempo que pasamos con él. Las compañías móviles son conscientes y, por lo tanto, plantean los nuevos móviles para que la interacción sea más fácil. No obstante, no puede tratarse solo de un dispositivo inerte y vacío que no brinde ninguna mejor experiencia, y es ahí donde las aplicaciones (apps) encuentran su razón de ser y una gran demanda por parte de un mercado que no para de crecer.

El primer móvil que contó con tienda propia en la cual sus usuarios podían descargar aplicaciones para diferentes usos fue App Store de Apple, que surgió en el año 2008; cuando ya contaba con 100.000.000 de descargas, otro gigante tecnológico como Google apareció en octubre del mismo año con su tienda Android Market. Desde ese momento ambas cambiaron para siempre el concepto de software, ya no era necesario un formato físico para obtener e instalar programas, sino que, de una forma sencilla, se accedía a las diferentes tiendas de apps y se elegía cuál era la que podía satisfacer una necesidad concreta.

En 2010 las aplicaciones móviles ya no eran exclusivas de este medio. Con la aparición del Ipad y las tabletas, las tiendas de apps tuvieron que diversificar su mercado y ampliar los rangos y las variedades, Google modificó el nombre de su plataforma a Play Store, abriéndose a nuevos productos y servicios como e-books, revistas, música y películas, no limitándose a aplicaciones de uso y necesidad.

Las apps, una oportunidad para potenciar tu negocio

Este movimiento no hace más que crecer cada vez más rápido. En total se estima que actualmente estas dos tiendas de aplicaciones (Apple y Google) generaron más de 220.000 millones de descargas.

El crecimiento de esta nueva moda ha provocado que los usuarios demanden cada vez más innovaciones y es por ello que la adaptación empresarial al entorno móvil es inevitable. Cada día 

son más las compañías que deciden tener presencia en el mundo móvil y apuestan por la creación de sus propias apps.

La mayoría de las empresas, pertenezcan al entorno tecnológico o no, saben que deben contar con una app o, como mínimo, con una web responsive; los beneficios que generan las aplicaciones móviles para las empresas son sustanciales:

  • Presencia, notoriedad y fortalecimiento de la marca: la presencia de la marca en una app, ayuda al posicionamiento de ésta, ya que sus clientes y usuarios pueden consultarla en cualquier momento y lugar.
  • Amplia difusión de tus contenidos: La sincronización de la app con las redes sociales de la empresa mejora la difusión y visualización de contenidos.
  • Otro canal de venta: No solo se fortalecerá tu marca, sino que también abrirás un nuevo canal de venta, donde los usuarios podrán realizar compras de tus productos como si se tratase de una tienda física.
  • Nuevo canal de comunicación con los clientes: es un importante medio de comunicación para compartir noticias, imágenes e información relevante para los usuarios o clientes; se puede utilizar de manera avanzada por medio de notificaciones push, GPS, cámara, micrófono, acelerómetro, etc. para informar de nuevos lanzamientos, actividad, novedades, eventos y ofertas.
  • Canal de comunicación bidireccional: puede ser un canal para obtener feedback o atención al usuario, realizando comunicación directa y generando estímulos inmediatos.
  • Disponibilidad offline: No todas las personas tienen acceso a Internet en todo momento. Con una app este problema quedaría resuelto, permitiendo el continuo acceso de los usuarios para revisar tu contenido.

Por razones como estas y algunas otras, una aplicación móvil es fundamental para potenciar tu marca, ayudar a fidelizar tus clientes e incrementar las ventas. Por lo tanto, cada vez habrá más apps que ayuden a satisfacer necesidades y gracias a las cuales la experiencia del usuario se enriquecerá.