posicionamiento internoHace no demasiados años, lo habitual antes de emprender un viaje era hacerse con un buen mapa de carreteras. Igual de habitual era que la mayoría de ellos no fueran excesivamente intuitivos y que consiguieran incluso complicarnos más la planificación de nuestro viaje. Tiempo después, fueron los mismos proveedores de mapas físicos quienes comenzaron a digitalizarse y a ofrecer, gracias a Internet, servicios que nos permitían planificar nuestro viaje de forma bastante más precisa. Durante la década de los 2000, la situación cambió drásticamente gracias a la popularización de los navegadores por satélite, lo que comúnmente conocemos como GPS, aunque dicha acepción no sea del todo precisa. El impulso definitivo llegó gracias a la integración de este servicio en los smartphones. Los sistemas de geoposicionamiento, tal y como los conocemos, son algo de lo que difícilmente podríamos prescindir en la actualidad, pero el siguiente paso (siempre hay un siguiente paso) es conseguir un sistema similar a una escala más reducida, más íntima y personal, un sistema de localización en interiores que funcione de forma precisa y que muestre la ubicación en tiempo real de clientes y usuarios. Un sistema que impulse el sector retail del futuro y que transforme las tiendas y establecimientos actuales en Smart Stores.

 

Retos de los indoor positioning systems. Con los RTLS todo es más fácil

 

Porque, efectivamente, los sistemas de posicionamiento interno no son un aspecto sencillo de implementar, no es suficiente con repensar en un GPS para interiores. ¿Por qué fallan los sistemas tradicionales cuando hablamos de localización en interiores?

Por obvio que parezca, un GPS tradicional debe enfrentarse a dos problemas básicos:

  • La señal de los satélites no es capaz de mantener una intensidad adecuada como para penetrar en espacios interiores tales como edificios o zonas subterráneas y asegurar un buen resultado.
  • En el caso de que la señal fuera lo suficientemente fuerte, sería necesario contar con mapas de posicionamiento interior concretos para cada espacio, adaptados a un formato que los diferentes dispositivos que deberían guiarnos por ellos sean capaces de leer e interpretar.

posicionamiento interno

Por ello, se requiere utilizar otro tipo de sistemas e infraestructuras. Los Sistemas de Localización en Tiempo Real (RTLS), dispositivos y sensores ya conocidos como el bluethoot, los beacons, los sensores de ultrasonidos, infrarrojos o la triangulación mediante puntos WiFi. Todos ellos funcionan bien y están sobradamente probados, además de poder complementarse con servicios de cartografía de interiores como el que ofrece Google Maps y de aprovecharse de nuevas tecnologías de telecomunicaciones como la Ultrawideband que, gracias a su gran eficiencia en términos de consumo, su bajo coste y la posibilidad de reutilización de espectros, la posicionan como una de las opciones óptimas para este cometido.

También existen alternativas algo más complejas, como la ideada por Broadcom, un nuevo circuito integrado que registra el entorno mediante los sensores de los terminales móviles (giroscopios, acelerómetros, altímetros, etc.) y los dispositivos y sistemas externos (desde satélites de navegación global hasta puntos de acceso WiFi), permitiendo medir distancias tanto en horizontal como en vertical y logrando, en teoría, poder incluso diferenciar la planta en la que se encuentra un sujeto, algo a lo que, por el momento, las señales GPS no pueden aspirar.

 

Sistemas de geolocalización internos para retail

 

posicionamiento internoLa recopilación de datos sobre los usuarios en el sector retail tiene un valor innegable. De la misma manera que en el entorno e-commerce obtener los datos de navegación del usuario es un aspecto básico, gracias a los mapas de localización de interiores, ahora también es posible realizar un seguimiento en tiempo real y medir los resultados en tiendas y establecimientos físicos. ¿Qué hacen los clientes cuando visitan un local? ¿Qué lineales o secciones funcionan? ¿Qué productos necesitan una mayor visibilidad? ¿Cuál es el tiempo medio de visita?

A la larga, conocer todos estos datos acaba derivando también en beneficios para los clientes y usuarios y en una mejor experiencia de compra, poniendo a su alcance todo lo que buscan de una forma más sencilla e inmediata.

Los actuales sistemas RTLS permiten gestionar la cartografía propia de cada establecimiento, crear y optimizar rutas haciendo que éstas sean accesibles y beneficiosas tanto para clientes como para vendedores, llevar un control en tiempo real sobre los movimientos de los usuarios y, con toda la información recogida, generar informes precisos y detallados.

 

RTLS y posicionamiento interno en otros ámbitos

 

Más allá de establecimientos y zonas comerciales, lo cierto es que los sistemas RTLS y el concepto del indoor location, funcionan también en otros contextos que nada tienen que ver con el retail.

 

  • En el sector de la seguridad es posible llevar una monitorización en tiempo real del personal de seguridad o idear y operar sistemas de alarmas más eficaces junto con métodos de evacuación más rápidos y seguros.
  • En lugares generalmente muy concurridos como aeropuertos o estaciones de trenes y autobuses, puede resultar realmente útil contar con sistemas específicos para guiar a las personas hacia puntos de interés como controles de seguridad, puertas de embarque, dársenas, aseos, puestos de primeros auxilios o incluso dispositivos mecánicos de RCP.
  • Los vastos edificios corporativos de grandes empresas o instituciones públicas también pueden beneficiarse de estas tecnologías, sobre todo de cara a mejorar la eficiencia en su gestión de personal, en la de los trabajadores o simplemente en la de las visitas.
  • Grandes eventos como conciertos, festivales, ferias, acontecimientos deportivos, etc., son difíciles de gestionar debido a la asistencia masiva de público. Un sistema de posicionamiento interno bien implementado puede aportar información valiosa que puede utilizarse para mejorar la navegación de los visitantes o, sencillamente, para aprovechar y monetizar mejor los espacios.