El pasado 9 de abril se celebró el IoTDay 2018, Día Internacional del Internet de las Cosas. Este año, el IOT Consorcium ha facilitado una plataforma para que aquellas empresas, entidades o usuarios que lo deseen, puedan crear y registrar sus propios eventos relacionados. La actual edición está enfocada en las posibles aplicaciones del IoT en el ámbito social, cubriendo cuatro áreas esenciales: formación continua en el trabajo, concienciación sobre diversidad, accesibilidad para personas mayores y adecuación y preparación de infraestructuras para resistir catástrofes naturales.

Como verdaderos apasionados y especialistas en la materia, estuvimos muy atentos al meetup “IoT, epicentro de la era cognitiva”, organizado por MIOTI y Collisions Projects y patrocinado aTSistemas. El encuentro, por supuesto, tuvo lugar en las instalaciones de THECUBE Madrid, y contó con la presencia de Carlos Picazo, socio y cofundador de Unlimiteck. Borja Godoy y Jon Rojí, de Collisions Projects, completaron el panel de participantes.

El meetup comenzó con la introducción de Manuel Muñiz, CEO de MIOTI, que presentó a los asistentes el Madrid Internet of Things Intitute y el ecosistema de innovación de THECUBE Madrid.

El encuentro tuvo como objetivo poner sobre la mesa las innumerables posibilidades del binomio formado por IoT & Data Science. Carlos Picazo, experto en ambos campos, fue el encargado de ejemplificarlo mediante un proyecto de gestión de movilidad urbana con bicicletas. Los asistentes tuvieron la oportunidad de interactuar de forma activa, de plantear los posibles problemas de un servicio de estas características y de comprobar cómo se puede llegar a encontrar soluciones gracias al Data Science.

 

¿Cómo funciona Data Science?

Según Carlos, el 80% del tiempo de un proyecto en el que se trabaja con Data Science corresponde al análisis de los datos. Con dichos datos, se obtiene información valiosa que deriva en conclusiones, lo que, a la postre, ayuda a la hora de tomar las decisiones.

El IoT, en conjunción con Data Science, sirve para mejorar los servicios públicos, para descubrir problemas, tratarlos, solucionarlos y evitar que se vuelvan a producir.

“El 80% del tiempo de un proyecto en el que se trabaja con Data Science corresponde al análisis de los datos obtenidos”

Carlos también se mostró especialmente convencido en cuanto a la utilización de Python como lenguaje de programación óptimo para trabajar con grandes cantidades y tipologías de datos, dada su facilidad de uso, la naturalidad de su sintaxis, su versatilidad y su eficiencia. Las posibilidades que ofrece en cuanto a la representación visual de los datos también es uno de los factores más determinantes a la hora de elegir Python por encima de otros lenguajes. Graficar la información es indispensable para saber interpretarla de forma eficaz.

 

Nuestros ponentes externos

La segunda parte del meetup estuvo protagonizada por Borja Godoy y Jon Rojí, de la comunidad de Collisions Projects.

Borja es Front-end lead developer especializado en Java Script. Actualmente lidera todo lo relativo al Front del proyecto SantanderX. Jon es Front-end lead en Barrabés Meaning, trabajo que compatibiliza con el área de formación.

Su presentación Cómo hacer que Google tenga el café listo por las mañanas sirvió para hacer un repaso general por la historia de los asistentes virtuales y lo importantes que han sido para su desarrollo aspectos como las mejoras en la usabilidad, las interfaces táctiles o los avances en interacción natural. Para ellos, lo importante como desarrolladores no es pensar en el usuario, sino poner al usuario en el centro del proceso.

No es casualidad que, actualmente, buena parte de los recursos de todas las empresas del sector se centren en el desarrollo y optimización de las interfaces vocales. Los asistentes virtuales siguen mejorando, cada vez son más complejos y ofrecen un mayor número de funcionalidades. De hecho, ambos desarrolladores se encuentran trabajando en el suyo propio, al que han bautizado como Mozo.

“Como desarrolladores no pensamos en el usuario, tenemos que poner al usuario en el centro del proceso”

Desde un punto de vista más técnico, se analizaron sus características y funcionamiento, pero también las principales problemáticas a las que se enfrentan. El reconocimiento de identidad es uno de ellos. La voz, el tono, la pronunciación, y quién es el usuario son claves para diseñar un asistente de voz. El asistente virtual no solo debe ser capaz de reconocer una voz, sino que también debe identificar quién está hablando. De lo contrario, la seguridad y privacidad de los usuarios queda en el aire.

Por supuesto, Mozo fue capaz de preparar un café en directo. Para realizar una demostración tan trivial, pero, a la vez, tan compleja, Borja y Jon utilizaron Firebase, una plataforma específica para desarrollar aplicaciones web y aplicaciones móviles, DialogFlow, una API para el desarrollo de lenguajes naturales destinados a dispositivos móviles y basados en IoT, una placa base y, por supuesto, una cafetera.

“La voz, el tono, la pronunciación, y quién es nuestro usuario son claves para diseñar un asistente de voz”

Uno de los principales objetivos que persiguen es el del conseguir interacciones zero-click, donde los inputs que reciben los asistentes virtuales serán únicamente mediante comandos y órdenes de voz.

El meetup fue un éxito y sirvió para celebrar el IoTDay de la mejor forma: con contenido valioso e informativo. Como siempre, se puso fin con la pertinente ronda de preguntas y con una posterior sesión de networking en la que ponentes y asistentes pudieron ponerse al día.

Gracias a MIOTI, Collisions Projects, aTSistemas, THECUBE Madrid y Unlimiteck por su colaboración.