Prácticamente cualquier empresa, se encuentre en el sector que se encuentre, se marca como uno de los principales objetivos obtener un mayor control de sus activos, desde la ubicación de éstos, hasta el estado en el que se encuentran. Hemos presenciado cómo los procesos logísticos encargados de su almacenaje y transporte han evolucionado y se han sofisticado a lo largo del tiempo. De hecho, hoy es más posible que nunca mantener un exhaustivo control sobre ellos debido, en buena parte, al auge de Internet de las Cosas como tecnología disruptiva y predominante en el ámbito de la logística.

Porque lo cierto es que, mientras que en sectores como el del retail o el gran consumo la adaptación de estas nuevas tecnologías se está realizando de forma más pausada y paulatina, hay otros como el sector industrial en los que IoT ha probado su eficacia a tantos niveles y en tantos aspectos que ya se habla incluso de IIoT (Industrial Internet of Things).

¿Qué es Smart Traking y qué puedo mejorar si lo utilizo?

Como decimos, se trata de lograr un mayor control sobre los activos, sin importar su tipología, y sobre todos los procesos logísticos destinados a su transporte y mantenimiento. Eso quiere decir que se puede conocer su ubicación y estado tanto outodoor (por ejemplo, en una ruta de transporte) como indoor (en una fábrica o almacén).

Más concretamente, hablamos de generación de avisos automáticos cuando un activo no sigue una ruta preestablecida, no la realiza en el tiempo programado o se enfrenta a cualquier tipo de incidencia que pueda provocar su pérdida o deterioro. Esto implica mejorar una parte integral de los procesos logísticos de tu negocio de forma automatizada, sencilla y económica, puesto que los sensores utilizados para su implementación son baratos y efectivos, y las plataformas de datos que utilizamos son 100% user friendly. Y eso, al final, acaba también por repercutir positivamente en la gestión del resto de la cadena de suministro y su funcionamiento.

Evitar pérdidas es, quizás, la principal ventaja, pero el seguimiento de activos en riguroso tiempo real también hace posible generar un historial de reportes sobre incidencias, comprobar dónde se producen, cómo se producen y con qué frecuencia. En base a los datos recogidos, se pueden realizar los cambios y mejoras pertinentes, lo que ayudaría directamente a, por ejemplo, ejecutar una planificación de rutas más eficiente.

En Metiora utilizamos una amplia variedad de complementos y sensores pequeños, sencillos y baratos de implementar y con una gran autonomía. Su funcionamiento está plenamente contrastado y están diseñados desde cero pensando en monitorizar no solo la ubicación de los activos, sino también parámetros relativos a la temperatura, la humedad o la presión de carga.

Además, prácticamente cualquier vehículo de transporte, contenedor, palet, jaula rodante o caja de almacenaje es un elemento susceptible de ser sensorizado.

Más valor para tus datos con MINEO

Pero de poco sirve contar con los mejores sistemas de sensorización si no existe una herramienta de datos que esté a la altura y que sea capaz de procesar y administrar de forma eficiente toda esa valiosa información. MINEO es la plataforma de Data Science desarrollada y utilizada por Metiora y preparada específicamente para la ingesta, procesado y aprovechamiento de los datos. Es flexible y se adapta a las necesidades de cada cliente y negocio, lo que garantiza que los informes y los reportes recurrentes se generen individualmente para cada uno de ellos, garantizando la obtención de información que sea verdaderamente útil para tomar las decisiones de negocio adecuadas en el momento preciso.

MINEO cuenta con un dashboard principal en el que consultar la información más relevante de un simple vistazo. Pero también es capaz de generar informes mucho más completos y precisos sobre cualquier variación en los activos monitorizados. Gráficos explicativos, ordenación mediante tablas con formato visual y mapas virtuales e interactivos enriquecen la experiencia de los administradores y le dan valor a una plataforma que se ideó con la personalización y la escalabilidad en mente, de manera que resulte útil y eficiente, pero también sencilla y atractiva.

Geofencing y Smart Tracking, binomio ganador

Cuando hablamos de Geofencing, nos referimos a la geolocalización virtual mediante software de un área geográfica real. Imaginemos esta delimitación como un área marcada en un mapa virtual, similar al que ofrecen servicios como Google Maps. Cuando uno de los activos sensorizados con tecnología Smart Tracking entra o sale de dicha zona, es posible recibir avisos en tiempo real. Dadas las características y el funcionamiento de esta tecnología, su uso suele limitarse a geolocalizar localizaciones de largo alcance y áreas de gran extensión, aunque también puede funcionar de una forma extremadamente precisa en superficies más pequeñas como almacenes o fábricas.

Existen ciertas ocasiones en las que la geolocalización exacta o no es posible, o no es necesaria. Geofencing encuentra en estos casos su principal razón de ser. Es posible crear áreas de geofencing a modo de checkpoints simplemente con el fin de confirmar el paso de un determinado activo por una determinada zona. Si dicho activo no alcanza ese objetivo, o no lo hace en un rango de horas determinado, sabremos que se ha producido algún tipo de incidencia.

Esa información, que puede incluir tiempos de detención o inactividad de los activos, se puede complementar, por supuesto, con aquella recogida por todo tipo de sensores que monitorizan multitud de variables adicionales.

¿Qué tecnologías utiliza Smart Tracking?

Viejos conocidos como el GPS, los Beacons (BLE), el NFC o los sistemas RFID siguen estando plenamente vigentes cuando hablamos de dispositivos y sensores para Internet de las Cosas. Son eficientes energéticamente, baratos y sencillos de implementar.

Pero hay que tener en cuenta que, a medida que el número de nuevos dispositivos y sensores conectados a la red aumenta, eso implica, irremediablemente, una mejora de las infraestructuras de telecomunicaciones. Todos los sectores ya tienen la vista puesta en el inminente 5G (se espera que 2021 sea el año definitivo para su despegue) y en la nueva especificación LPWAN.

Metiora Smart Tracking utiliza la cobertura de la red Sigfox para operar y para lograr que sus clientes puedan satisfacer sus necesidades en cuanto al seguimiento de sus activos.